viernes, 19 de noviembre de 2010

Cosas que cansan

terminar una relación
reterminar la misma relación
intentar tener una nueva relación basada en una vieja, en la misma que se reterminó
darse cuenta de que él cambia y yo también
agachar la cabeza y entender que yo no soy mona
saber que a él sólo le gustan monas
perder queriendo a esa persona
saber que el par, realmente no lo es
entender que las relaciónes virtuales están bien lejos de lo real
todas las personas pueden llegaar a ser lo más vía mail
tener el pie cansado y dañado
que se me acabe la fuerza e el minuto 85


Y estoy triste y cansada, ya no tengo fuerza y no quiero pelear... estoy dispuesta a aceptar mi derrota, no sirvo para esto de tener una relación con alguien que quiere que yo sea mona... No tengo el don.

3 comentarios:

Camilo c. dijo...

Es difícil para gente como tú y como yo no hacer que la vida gire en torno a una persona, a una sola persona, y cuando queremos ser parte de la vida de esa persona lo queremos sacrificar todo, nos dejamos a nosotros mismos por esa persona, nos abandonamos. A nosotros los seres pasionales, nos cuesta trabajo ser ecuanimes y encontrar un centro, nos cuesta mucho y el costo se transforma en dolor y en sufrimiento y tragedia. ¿Que fácil sería abandonar una relación cuando está fallando? eso me pregunto yo todo el tiempo, y todo el tiempo vuelvo porque siento que el amor es ESA persona y no otra, ninguna otra.
De lejos las estrellas son hermosas, de cerca son aterradoras, el interior de una estrella te abrasa, te quema sin piedad, su gravedad te atrae con fuerza no te deja escapar y al final te devora y te hace pedazos.
A lo que voy es que hay que intentar no idealizar a nadie, aprender a dejar ir, es tan importante como aprender a amar.

Al mismo tiempo, dejar ir también es amar; dejar ir por amor a esa persona, devolver al mundo lo que tomaste.

Amate, perdonate y deja ir, pero no te vayas junto a su cadaver.

Mucho amor para tí y mucha fuerza.

Ana dijo...

Yo solo entiendo que a él le gustan monas y que yo no soy mona... y nos hacemos mucho daño porque yo quiero que él me quiera y él quiere que yo sea mona para poderme querer... y se llevó mi ortografía... y bueno, yo le robé las mariposas. Eso es más triste porque quiere decir que conmigo no siente mariposas en las tripas y que cuando desaparezca de su vida, va a encontrar una mona que le retuerza las tripas...

Qué putería la que me da cuando lo pienso y no lo puedo tener cerquita... tengo que repetirme mil veces que no soy lo que él quiere para no aparecer, mándame fuerza, Kam, que quedmos los dos en este blog tan grande lleno de desamores.

Un abrazo para ti y gracias por leer y quedarte.

Camilo c. dijo...

No puedo computar que tengas que ser mona para gustarle a alguien, de veras que no puedo.
Sobretodo porque eres increiblemente hermosa así como tú eres, yo pienso sinceramente que una persona que solo te quiere si eres un color de pelo debería casarse con una peluca o con un maniquí o con el tio cosa, ¿que más da?

Yo me quedo, porque este es uno de los pocos lugares que puedo llamar hogar.